Mantener el punto: el segundo nivel

Quien ya me conozca como profesora sabrá que uno de los motivos de la existencia de este blog es que querría poder compartir experiencias y ejercicios que no suelo tener tiempo suficiente para compartir en mis clases, porque no suelo disponer del tiempo suficiente con cada alumna para poder enseñar todo lo que quisiera. El ejercicio de mantener el punto es un ejercicio que aprendí en ki aikido que nos enseña a estar en nuestro sitio. Siempre hago el primer ejercicio de mantener el punto en mis cursos, pero no me suele dar tiempo de llegar a hacer el segundo nivel. Así que en este vídeo, podréis ver el segundo nivel, cómo seguir trabajando y profundizando en tu capacidad de estar en tu sitio cuando pasan cosas que te alteran.

Ya he colgado el primer ejercicio, que para mí es importante para darnos cuenta de cómo funciona el cuerpo, cómo es la sensación de estar de pie con relajación, sin bloquear las articulaciones, cómo encontrar la posición adecuada para el propio cuerpo, de manera personalizada. El segundo nivel nos enseña cómo seguir prestando atención y reajustarnos cuando nos equivocamos o nos alteramos.

Cómo hacer el ejercicio se ve en el vídeo, espero. Si haces el ejercicio, puedes notar lo que haces y cómo es la sensación cuando pasa algo. Cuando crees que sabes lo que va a pasar, que alguien va a apretar tu pecho con la mano suavemente, y efectivamente pasa esto varias veces, y luego crees que lo van a hacer y no lo hacen, tienes la oportunidad de experimentar un error leve. Hay tiempo y espacio para notar en el cuerpo la sensación de cometer un error y poder corregir tu error. Fíjate cómo responde tu cuerpo en esa situación. Claro que es un error poco importante, pero just por eso, lo puedes estudiar en más profundidad. También porque la situación en sí está relativamente controlada y da este tiempo y espacio para el estudio.

En la vida, nos equivocamos constantemente, y las situaciones cambian a veces muy repentinamente. Hazte estas preguntas: ¿qué hago cuando me equivoco? ¿Me enfado? ¿Me pongo rígida? ¿Intento hacer algo a la fuerza? ¿Me largo? ¿O puedo seguir presente, buscando una respuesta? ¿Me rio del absurdo de la vida?

Nos es que haya una respuesta correcta, pero este ejercicio enseña a seguir estando en una situación y volver a colocarte, a no abandonar a la primera dificultad. El aikido proviene de la cultura japonesa, y en esa cultura, creo que dicen Nanakorobi yaoki, que significa algo como “caerse siete veces y levantarse ocho”. Sean las caídas más estrepitosas o menos, esta práctica nos enseña a volver a estar aquí y ahora.

¡Feliz año nuevo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: