Aprender ya

 

seminario beppe sensei valencia 2012 003

Esta semana ha muerto Giuseppe Ruglioni, un gran profesor de aikido y un gran hombre (en la foto, es el hombre en medio de la primera fila). Siempre me daba la sensación que mis progresos como aikidoka eran tan importantes para él como los de cualquier alumno suyo varón, aunque muchas veces dentro de la jerarquía del aikido me he sentido como un zero a la izquierda. Era exigente pero amable, con gran sentido del humor. Hacía esfuerzos para enseñarte una técnica y te mostraba donde te equivocabas. Cuando finalmente habías logrado hacerlo bien, a veces gritaba “Aleluya!” y tenías que reírte incluso del zoquete que llegas a ser.

Ha sido una muerte repentina e inesperada y deja un gran vacío aquí entre los que le conocía. Pero también me quedo con el mensaje de que ya no me podrá volver a explicar lo que me ha explicado, que lo tengo que saber ya. Hace más de 20 años que le conocía y que iba a sus cursos, y en ese tiempo me ha explicado y me ha mostrado muchas cosas sobre el aikido y la vida. Como los niños que quieren que les cuentes el mismo cuento 4000 veces, queremos que los que nos enseñen lo sigan haciendo siempre. Pero un día tenemos que dejar de pedir y despertarnos y hacer, aunque no nos explique nadie como hacerlo mejor. Muchos de los ejercicios que enseño en autodefensa sobre la percepción del espacio me los enseñó él la primera vez, y le recordaré ahora cada vez que los enseñe.

En el recuerdo está conmigo, riéndose en el tatami.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: