Las mujeres que corren con los lobos

 

wolf investigating

Cuando pienso en celebrar el Día de la Mujer Trabajadora, pienso en la libertad de las mujeres. No sé si conocéis el libro clásico de la psicología feminista que da título a esta entrada, un libro complejo e interesante de Clarissa Pinkola Estés.  Lo más importante del libro para mí fue el concepto de conectar como mujer con la naturaleza salvaje y la libertad que proporciona esta conexión. Las mujeres como lobas tienen una fuerza física natural y libre, tienen instinto y tienen la solidaridad de la manada. Estas tres cualidades son imprescindibles para la supervivencia y son cualidades que podemos desarrollar a propósito, en parte simplemente quitando los obstáculos que ponemos nosotras que no permiten que las cualidades se expresen.

Una de las cosas que más me gusta de dar cursos de autodefensa es ver cómo las mujeres del taller disfruten de sus capacidades físicas. Estoy hasta las narices de ver como la sociedad nos presenta a nuestro cuerpo como un objeto que solo sirve para hacer bonito, para atraer a un hombre. Incluso cuando existe la idea de una relación con el cuerpo propio, suele ser con una idea de tener mucha fuerza, de estar “en forma”. Me vienen mujeres pensando que no van a poder hacer bien el taller porque no tienen la forma física que creen que deberían tener. Y cuando llegan al taller, ven que sus cuerpos imperfectos pueden hacer muchísimas cosas– ¡y encima, da gusto mover el cuerpo, dar un golpe, pisar el suelo fuerte!

Luego intento también sugerir siempre que no me pregunten a mí qué tienen que hacer en las situaciones, que no se dejen llevar por mí ni por sus ideas sobre como debería ser el mundo, ni como deberían ser ellas. Personalmente, creo que nos hemos lastrado mucho las mujeres pensando que tenemos que hacer que el mundo sea mejor. Estaría muy bien que el mundo fuera mejor, pero dejar de ver la realidad yo no hace que el mundo sea mejor. Mis instintos, mis emociones y mis deseos son tan reales como lo que puedo tocar, y no sirve de nada ignorarlos. La conexión con el cuerpo también lleva a conectar con toda la información emocional que recibimos a través del cuerpo que nos puede ser muy útil si la permitimos llegar a nuestra conciencia.

Luego he conocido a muchas mujeres fantásticas en los cursos, con sus vidas interesantes y variadas, de muchos países, de muchos mundos diferentes. Me consta que algunas mujeres han hecho amistades en los cursos que han perdurado, aparte de las mujeres que han venido al curso ya con una amiga, una hermana o una vecina. La verdad es que mi percepción es que las mujeres que están saliendo de situaciones de violencia de género sienten más necesidad de la relación con otras mujeres que de cualquier otra cosa que pueda brindar un curso de autodefensa. Cuanto más grande la dificultad que encontramos, más grande la necesidad de apoyo, y es natural, no es nada como para avergonzarse.

Mi deseo más grande como profesora de autodefensa es de ver a todas las mujeres corriendo libres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: